es  |  eus  |  en  |  fr
Síguenos en
logo_facebook logo_twitter instagram podcast logo_contacta
logo_abao
UD se encuentra en > Ópera > Les contes d'Hoffmann

Les contes d'Hoffmann

Jacques Offenbach

Representaciones

Sábado 23 de Octubre de 2021 19:00h
Lunes 25 de Octubre de 2021 19:30h
Miércoles 27 de Octubre de 2021 19:30h
Viernes      29 de Octubre de 2021    19:30h
Lunes 1 de Noviembre de 2021   19:30h

 
 

A la venta a partir del lunes 27 septiembre

Patrocina

Fundacion BBVA

FICHA

  Hoffmann Michael Fabiano  
  Olympia, Giulietta, Antonia y Stella Jessica Pratt  
  Niklausse, La Musa y Madre de Antonia Elena Zhidkova  
  Los 4 villanos Simón Orfila  
  Cochinelle, Pitichinaccio, Frantz y Andrés Mikeldi Atxalandabaso  
  Luther y Crespel Jose Manuel Diaz  
  Spalanzani y Nathanael Moisés Marín  
  Hermann y P. Schlemil Fernando Latorre  
  Wilhelm / Le Capitaine des Sbires Gexan Etxabe  
       
  Bilbao Orkestra Sinfonikoa    
  Coro de Ópera de Bilbao Director Boris Dujin  
       
  Director musical Carlo Montanaro  
  Director de escena Vincent Huguet*  
       
  Producción Opéra National de Bordeaux  
       
       
  *Debuta en ABAO Bilbao Opera    
       

AUDIO

“Descendres de ton coeur”. Nicklausse. Katharine Goeldner
“Hèlas! Mon coeur s’égare encore!”. Concertante
“O Dieu! De quelle ivresse”. Duó Hoffmann y Giulietta. Aquiles Machado y Valentina Kutzarova
“Scintille, diamant”. Dapertutto. Konstantin Gorny
“L’amour dans le bruit et le vin, Divin!”. Hoffmann. Aquiles Machado
“Tout ce qui chante et résonne”. Olympia. Milagros Poblador

DOCUMENTOS

DOSSIER DE PRENSA

En el Prólogo, la soprano Stella triunfa durante una representación de Don Giovanni de Mozart en la Ópera. Cuando la representación ya ha comenzado, otra mujer, la Musa, busca por todas partes a Hoffmann, el poeta, músico y compositor al que todos ensalzan, y más que nadie ella, que quiere ser al mismo tiempo su musa, aunque decide hacerse pasar por su mejor amigo, Nicklausse, a fin de poder estar cerca de él. No hay rastro de Hoffmann en medio de los vapores etílicos, apenas disipados por la llegada del sombrío rival de Hoffmann, Lindorf, que se dedica a cortejar a Stella. En el intermedio de la ópera, un alegre grupo de personas llegan al bar que regenta Luther, donde cantan diversos brindis y animan a Hoffmann para que él haga también lo propio. Cuando va a comenzar el segundo acto de Don Giovanni, Hoffmann se lanza a relatar sus amores y cuenta sucesivamente la historia de las tres mujeres que ha amado.

 

El Acto I se centra en Olympia. El profesor Spalanzani organiza una gran velada para presentar al mundo a su hija Olympia, una muñeca mecánica que tiene toda la apariencia de ser una mujer real. El joven Hoffmann sólo ha alcanzado a entreverla, pero se ha enamorado perdidamente de ella. Nicklausse se burla de esta pasión, mientras que Coppélius, que ha sido quien ha fabricado para Spalanzani los ojos de la muñeca, la alienta. Bajo la mirada impaciente de una multitud de invitados, Olympia interpreta un aria extremadamente virtuosística. La multitud aplaude a la prodigiosa cantante, pero el éxito durará poco, porque Coppélius se venga de Spalanzani por no haberle pagado su encargo, por lo que Olympia no logra sobrevivir, lo que hace a Hoffmann darse cuenta de que la hija del profesor no era una persona real, sino simplemente una autómata.

 

La protagonista femenina del Acto II es Antonia, que ha heredado de su madre una voz magnífica, si bien este don va acompañado de un mal incurable: no puede cantar sin incurrir con ello en el riesgo de morir. Para protegerla, Crespel, su padre, temeroso de que acabe teniendo el mismo final que su madre, que era cantante, intenta alejarla del mundo de la música y le prohíbe frecuentar a Hoffmann. Este consigue, sin embargo, reencontrarse con su amada gracias al joven Frantz y descubre su estado de salud. Mientras que Antonia renuncia a sus sueños de dedicarse profesionalmente a la música y a la gloria de la fama, el Doctor Miracle invoca el recuerdo de su madre muerta para hacerle cantar como nunca lo ha hecho. Transportada por la embriaguez de la música, ella cae sin vida en presencia de su padre y su amante.

 

Tras la muerte de Antonia, Hoffmann renuncia al amor y vive únicamente para el placer. Llega entonces a Venecia, donde quien reina en medio de una corte fantasmagórica es la mujer que protagoniza el Acto III, Giulietta, rodeada de su alma condenada, el capitán Dapertutto, de su joven favorito, Pitichinaccio, y de su desdichado admirador, Schlémil. Para herir a Hoffmann en su orgullo, Dapertutto pide a Giulietta que lo seduzca, como ya ha hecho con Schlémil, que ha perdido su sombra. Hoffmann sucumbe rápidamente a sus encantos y la pareja infernal le empuja a matar a su rival Schlémil. Debe entonces abandonar Venecia, pero la cortesana exige como prueba de amor que le ofrezca su reflejo. Nada más obtenerlo, lo echa y se burla de él, junto a Pitinacchio, al que Hoffmann, cegado por la rabia, da muerte.

 

En el Epílogo, el relato de Hoffmann concluye al mismo tiempo que la representación de Don Giovanni. La Musa comprende que Olympia, Antonia y Giulietta son los distintos avatares de Stella. Ella espera reencontrarse con Hoffmann en su palco, pero él prefiere ignorarla: ya sabe que el sufrimiento y la soledad son el precio del arte. Para concluir, la Musa entona la moraleja de la historia: “Somos grandes por el amor y más grandes por las lágrimas”.