es  |  eus  |  en  |  fr
Suivez-nous sur
logo_facebook logo_twitter instagram logo_contacta
logo_abao
Vous êtes ici : > Opéra > Manon

Manon

Jules Massenet

Représentations

Samedi 20 Janvier 2018 19:30h
Mardi 23 Janvier 2018 19:30h
Vendredi     26 Janvier 2018    19:30h
Lundi 29 Janvier 2018 19:30h

Parrainé par

FICHE

  Manon Irina Lungu  
  Le Chevalier des Grieux Celso Albelo  
  Lescaut Manel Esteve  
  Le comte des Grieux Roberto Tagliavini  
  Guillot Morfortaine Francisco Vas  
  Monsieur de Brètigny Fernando Latorre  
  Poussette Ana Nebot  
  Javotte Itziar de Unda  
  Rossette Maria José Suárez  
       
  Orchestra en attente de détermination    
  Coro de Ópera de Bilbao Dir.: Boris Dujin  
       
  Directeur musical Alain Guingal  
  Directeur de scène Arnaud Bernard  
  Scénographe Alessandro Camera  
  Éclairage Patrick Meus  
  Costumes Carla Ricotti  
  Production Ópera Monte-Carlo  
       
  *Débute à l'ABAO-OLBE    



AUDIO

Adieu, notre petite table. A. Arteta
Epouse quelque brave fille. G. B. Parodi
Je marche sur tous les chemins. A. Arteta
Je suis seul!... Ah! fuyez douce image. M. Giordani
Toi! Vous!. Giordani, Arteta

DOCUMENTS

pdf
Phonographie
pdf
Livret

Circulaires

Aucun résultat correspondant à votre recherche n'a été trouvé
 

Acto I

El patio de una posada en Amiens

Dos clientes distinguidos, el noble De Brétigny, y el Ministro de Finanzas y viejo libertino Guillot, acaban de llegar a una posada en Amiens, junto a tres jóvenes y alegres compañeras que dicen ser actrices, pero en realidad son sus amantes.

Mientras reclaman al posadero que les sirva la cena, la gente de la ciudad se reúne para esperar la llegada de la diligencia. Entre ellos, Lescaut, un joven militar, que ha acudido a recibir a su prima Manon, una joven a la que sus padres envían para que ingrese en un convento.

Cuando llega el carruaje se sucede un revuelo entre los pasajeros que bajan y las personas que esperan. Lescaut encuentra a su prima quien comenta que se encuentra aturdida y cansada tras el que ha sido para ella su primer viaje. Cuando él se dirige a recoger su equipaje aparece Guillot, que queda prendado de la joven y se propone seducirla, ofreciéndole su carruaje para que puedan marcharse juntos. Al regresar, su primo reprocha a Manon su falta de decencia. Ella, por su parte, admira los preciosos vestidos de las “actrices” que hay en la posada, una actitud que se recrimina por responder a una visión mundana.

Entra en escena el caballero Des Grieux que se encuentra de repente con Manon. El amor entre ambos surge al instante. Manon le confiesa la intención de su familia de recluirla en el convento y él ruega que se escapen juntos a París. Huyen en el coche que había pedido Guillot y él jura vengarse.

 

 

Acto II

Manon y Des Grieux en su apartamento de París

Des Grieux y Manon viven en un pequeño apartamento en París. Aunque con no muchas esperanzas, él decide escribir a su padre para pedirle permiso y poder casarse con Manon. Ella, que acaba de cumplir 16 años, prefiere que sigan siendo amantes. Irrumpen en la estancia dos hombres con uniforme de soldado con la intención de llevarse a Manon. Se trata de su primo Lescaut y de Brétigny que espera ser el amante de Manon y pretende evitar la venganza de Lescaut contra Des Grieux por haber ofendido el honor de la familia. Al enseñarle la carta que había escrito a su padre contándole sus intenciones, se tranquiliza. Mientras, Brétigny lleva aparte a Manon y le cuenta que el padre de Des Grieux tiene el propósito de llevarse a su hijo a la fuerza esa misma noche y se ofrece para llevarla lejos. Además disuade a Manon quien decide no prevenir a su amante. Cuando se marchan los visitantes, Des Grieux sale a echar la carta. Al regresar, cargado de ilusiones por el futuro, los hombres de su padre le secuestran.

 

 

Acto III

Escena 1:El malecón de Cours-la-Reine

En el malecón Cours-la-Reine se encuentran veraneantes y vendedores de todo tipo que anuncian con descaro su lista de mercancías. Lescaut se encuentra en compañía de las tres jóvenes actrices. Aparece Guillot y, después, entra en escena Manon que llega del brazo de Brétigny. Manon se dispone a hacer algunas compras. Mientras, Brétigny se encuentra con el conde Des Grieux, padre del ex amante de Manon, quien le comenta que su hijo se está preparando para el sacerdocio tras un fracaso amoroso y que se encuentra en el monasterio de St. Supice. Manon escucha parte de la conversación y pide al conde más noticias sobre su hijo señalando que la amante de Des Grieux era una amiga suya.

 

Guillot hace entrar en el local a varios amigos, entre ellos Lescaut, junto a todo el ballet de la ópera con la única intención de impresionar a Manon, a la que continúa dispuesto a conseguir. Manon no presta ningún tipo de interés. Pide a su primo que llame a su coche para que la lleven hasta el monasterio.

 

Escena 2: Saint-Sulpice

 

En la capilla, un grupo de fieles sale emocionado por el sermón que acaban de escuchar. Des Grieux entra, con vestidura sacerdotal, mientras su padre intenta disuadir a su hijo para que no tome sus hábitos y se case con una buena mujer, para poder perpetuar el nombre familiar.

Su padre se marcha y Des Grieux, a solas, recuerda a Manon y reza pidiendo poder olvidarse de ella. Aparece Manon y le implora el perdón por su deslealtad. Discuten con fuerza, pero cuando ella recuerda sus pasadas intimidades, vence su resistencia y acepta volver a estar con ella.

 

 

Acto IV

Un salón de juego en el Hôtel de Transylvanie

Lescaut y Guillot están jugando junto a las tres jóvenes actrices. Entran Manon y Des Grieux y le convencen para jugar, con la esperanza de obtener la riqueza que ella ansía ahora que su herencia está a punto de agotarse. Juega a las cartas con Guillot, y le gana una y otra vez, mientras Guillot dobla y redobla la apuesta. Enfadado, Guillot acusa a Des Grieux de tramposo y se va en busca de la policía. Denuncia a Des Grieux como timador y a Manon como disoluta. Aparece su padre quien acusa a su hijo para que lo arresten con el propósito de acabar con la relación con Manon.

 

 

Acto V

Camino a Le Havre

Tras la acusación y detención de Manon, es condenada al exilio en las colonias, por lo que va a ser deportada a Luisiana por ejercer la prostitución. Se encuentra en los muelles de Le Havre esperando a embarcar para irse a su destierro.
Lescaut y Des Grieux planean rescatarla la víspera de la salida del barco. Consiguen acercarse a los soldados y recurren al soborno para que un guardia permita a Manon, gravemente enferma, hablar un rato con su primo. Finalmente, Lescaut deja solos a los dos enamorados. Aunque Des Greieux promete a Manon su rescate, la huida que pretendían va a ser imposible: Manon está muy débil y acaba muriendo en brazos de su amor.