es  |  eus  |  en  |  fr
Síguenos en
logo_facebook logo_twitter instagram podcast logo_contacta
logo_abao
1000 Funciones
UD se encuentra en > Opera Garage

La Bohème / Opera Garage

Giacomo Puccini
Versión a piano

Representaciones


Jueves 4 de Octubre de 2018 19:30h
Viernes   5 de Octubre de 2018   19:30h
 

Promotores

Do the right thing Think Chic

EQUIPO DE PRODUCCIÓN Y FICHA TÉCNICA

  Dirección musical Borja Mariño  
  Dirección de escena Ana Garay y Emiliano Suarez  
  Escenografía Ana Garay y Carlos Alzueta  
  Figurines Ana Garay y Carola Baleztena  
  Iluminación Carlos Alzueta  
  Dirección Ejecutiva Macarena Bergareche  
  Asistentes Ejecutivas Alejandra Pinedo y Carola Baleztena  
  Productores Macarena Bergareche (Think Chic) y Emiliano Suarez (Do The Right Thing)  
       
  Mimì Mariola Cantarelo (Soprano)  
  Rodolfo Pancho Corujo (Tenor)  
  Marcello Borja Quiza (Barítono)  
  Musetta Ruth Terán (Soprano)  
  Schaunard Javier Galán (Barítono)  
  Colline Stefano Palatchi (Bajo)  
  Benoit/Alcindoro Gexan Etxabe Ugarte (Barítono)  


 

DOCUMENTOS

pdf
Programa de Mano

 

 

Boheme Opera Garage, es un proyecto dirigido y pensado para acercar la ópera a una audiencia amplia y renovada. Una propuesta sorprendente, en un formato inédito al alcance de todos los espíritus curiosos.

La iniciativa nace desde la pasión de Emiliano Suárez por dicho género musical y su firme convicción de conseguir nuevas audiencias y asegurar el relevo generacional para este espectáculo de espectáculos. Opera Garage es una reflexión acerca de cómo la opera puede conquistar espacios alternativos.

La Bohème en versión garaje es la visión de Emiliano Suárez de la bohemia del S. XXI, en donde espacios creativos son intervenidos por jóvenes artistas con recursos limitados pero imaginación sin límites.
 
Con la colaboración de ABAO

 

LA BOHÈME

 

ACTO I

 

En un garaje abandonado, un grupo de artistas busca un lugar donde poder crear, Marcello trata de reparar la vieja instalación de luz y Rodolfo observa las texturas de las vidrieras que atrapan su atención. Como hace frio tienen unos barriles en donde queman viejos papeles de periódico y algunos trapos. Entra Colline, congelado y molesto porque no ha conseguido vender ni una sola de sus octavillas de “pensamientos a un euro”.
 

Schaunard llega ebrio, porta unas cajas de vino. Nadie le presta atención a sus explicaciones porque se abalanzan con ansiedad sobre la bebida. Rápidamente Schaunard advierte de que no se puede beber sin llevar algo al estómago, y propone con vehemencia celebrar su buena suerte tomando unos pintxos en el Café Momus. Mientras se embriagan llega Benoît, el casero del garaje y propietario de un maravilloso coche clásico en desuso que allí guarda. Les dice que deben de pagarle por ocupar su espacio. Le engatusan ofreciéndole vino y aprovechando el efecto del alcohol, les narra sus aventu- ras amorosas que consiguió gracias a ese coche que ahora no puede arrancar, añadiendo que está casado, ante lo cual todos reaccionan con una indignación pacata, fingida, y le echan por la rampa del garaje de un puntapié. Los bohemios le roban los billetes del bolsillo y ocultan estar reparando el viejo coche para finalmente apañarselo. Deciden que lo mejor es utilizar ese dinero para irse de parranda al Momús.
 

Rodolfo se queda solo por un momento para terminar de buscar una fuente de inspiración que nunca llega, mientras calma su ansiedad con un ansiolítico y un trago de vino. Entra Mimí, una estilista de moda que casualmente busca una localización. Ha venido a pedir ayuda porque se ha quedado sin luz en la linterna. Sale, pero regresa en seguida porque ha perdido las llaves de la moto. En ese momento, ambas linternas se apagan y en la oscuridad deben buscar la llave. Rodolfo encuentra la llave y se la guarda en el bolsillo. Cuando sus manos tropiezan, ambos aprovechan la ocasión para contar la historia de sus vidas: él interpreta Che gelida manina / "Qué manita más fría" y ella, Sì, mi chiamano Mimi / "Sí, me llaman Mimí". Son interrumpidos por las voces de los amigos, impacientes, que han venido a buscar a Rodolfo, pero mientras él sugiere quedarse en casa con Mimí, ella decide acompañarlo (dúo: O soave fanciulla / "¡Oh, dulce muchacha").

 

 

DESCANSO en el CAFÉ MOMUS (35 minutos)

 

 

ACTO III

 

Mimí, deteriorada y exhausta intenta encontrar a Marcello que está reparando el viejo coche. Ella le cuenta lo difícil que se ha vuelto la vida con Rodolfo, que ha abandonado la casa la noche anterior. Marcello le cuenta que Rodolfo está durmiendo continuamente, está deprimido porque sigue sin inspirarse.
 

Rodolfo, bajo los efectos de los ansiolíticos, acaba de despertar y busca a Marcello desorientado. Mimí, rápidamente se oculta y oye a Rodolfo decirle primero a Marcello que ha abandonado a Mimí debido a que es demasiado superficial, pero luego confiesa que él tiene miedo de que ella esté consu- miéndose rápidamente por un cáncer de pulmón que ha entrado en una fase muy agresiva. Rodolfo, en su miedo y angustia, poco pudo hacer por ayudar a Mimí y decidió fingir no amarla más para que se fuera a vivir con cualquier otro que pudiera proporcionarle un modo de vida más confortable y pagar su tratamiento (¡Mimí e tanto malata! / "¡Mimí está tan enferma!").
 

Marcello, preocupado por Mimí intenta hacerle callar, pero ella ya lo ha escuchado todo y se descu- bre a sí misma cuando tose violentamente mientras planta cara a la situación. Rodolfo y Mimí cantan a su amor perdido mientras se preguntan el uno por el estado del otro. Mimi a pesar de su enfermedad incurable sufre por ver al cobarde Rodolfo en depresión. Planean separarse amistosa- mente, pero su amor mutuo es demasiado fuerte. Deciden permanecer juntos hasta que llegue la primavera, cuando el mundo revive de nuevo y nadie se siente verdaderamente solo. Mientras tanto, Marcello se ha unido con Musetta, y en la distancia se escucha su feroz discusión: un contrapunto opuesto a la reconciliación de la otra pareja (cuarteto de Mimí, Rodolfo, Musetta, Marcello: Addio dolce svegliare alla mattina! / "Adiós, dulces despertares por la mañana!").

 

 

ACTO IV

 

Marcello y Rodolfo parecen trabajar, el primero ha logrado crear una instalación de luz de la que está orgulloso, y el segundo parece que a través de las texturas del garaje ha encontrado un punto de partida. Pero como buenos bohemios continúan lamentándose por la pérdida de sus respectivas amadas (dúo: ¡O Mimì!, ¡Tu più non torni! / "¡Oh Mimí, no regresarás!"). Schaunard y Colline entran con más vino y montan una fiesta improvisada que consiste en fingir un gran festín que los cuatro parodian con locura contagiosa, cantando y bailando (Gavota!).
 

Musetta entra alarmada con malas noticias: Mimí, está en fase terminal y ha renunciado a los cuidados paliativos del hospital privado que la atendía. Muy debilitada por su enfermedad, ha decidido pasar el final con sus bohemios. Todos ayudan a la chica, demacrada y pálida, a recostarse. Preocupados, Musetta y Marcello salen de la habitación para comprar morfina y algunas medicinas más. Colline sale para ir a rezar a una ermita cercana al garaje. (Vecchia zimarra, senti / "Viejo abrigo, escucha"). Schaunard, instado por Colline, se marcha calladamente para dejar a Mimì y Rodolfo juntos. Solos, Rodolfo y Mimí, recuerdan sus tiempos felices (dúo de Mimí y Rodolfo: Sono andati? / "¿Se han ido?"). Recuerdan su primer encuentro —las linternas, la llave perdida de la moto— y, para placer de Mimí, Rodolfo le entrega un anillo de compromiso que ha robado a su madre y que les unirá para siempre.
 

Regresan todos, con morfina, marihuana y medicinas. Le dicen a Rodolfo que han llamado a la ambulancia en contra del deseo de Mimí. Se quedan rodeando a Mimí. Musetta reza una plegaria con el librillo de oraciones de Colline. Mimí, inadvertidamente se inyecta una sobredosis de morfina y queda inconsciente. Mientras Musetta reza, Mimí expira. Schaunard descubre a Mimí sin vida. Rodolfo cae en cuenta y grita ¡Mimí...! ¡Mimí...! angustiado, y llora sin poder contenerse.