es  |  eus  |  en  |  fr
Síguenos en
logo_facebook logo_twitter instagram podcast logo_contacta
logo_abao
UD se encuentra en > Ópera > Attila

Attila

Giuseppe Verdi

Representaciones

Sábado 22 de Noviembre de 2014 20:00h
Martes 25 de Noviembre de 2014 20:00h
Viernes      28 de Noviembre de 2014    20:00h
Lunes 1 de Diciembre de 2014 20:00h

Patrocina

Iberdrola

FICHA

  Attila Ildebrando D’Arcangelo  
  Foresto Roberto Aronica  
  Odabella Anna Smirnova*  
  Ezio Ángel Ódena  
  Uldino Eduardo Ituarte  
  Leone David Aguayo  
       
    Orquesta Sinfónica de Euskadi  
    Coro de Ópera de Bilbao  
       
  Director musical Francesco Ivan Ciampa *  
  Director de escena Ruggero Raimondi *  
  Director del coro Boris Dujin  
       
  Producción Opéra Roya de Wallonie, Opéra de Monte-Carlo  
       
  *Debuta en ABAO-OLBE  



ARTISTAS

Ildebrando D´Arcangelo

Considerada una de las voces más interesantes de su generación, debutó a principios de los 90 en Così fan tutte y Don Giovanni.
Su extenso repertorio incluye obras de Bellini, Berlioz, Boito, Donizetti, Handel, Stravinsky, Verdi, Mozart y Rossini.
Sus próximos compromisos incluyen Faust, Don Giovanni y Le nozze di Figaro en Berlín, Don Giovanni en Salzburgo y San Francisco, Norma en Madrid, La Cenerentola en Viena; Il turco in Italia y Don Giovanni en Londres.
En ABAO-OLBE: Lucrezia Borgia (Don Alfonso) 2001 y Le nozze di Figaro (Figaro) 2002.

 

Roberto Aronica

Desde su debut profesional como el Duke en Rigoletto en el Teatro Municipal en Santiago de Chile, ha sido invitado por los teatros de ópera más importantes a nivel internacional.
Futuros compromisos en la temporada 2014-2015 incluyen entre otros, un Andrea Chénier en Nápoles, Don Carlos en Berlín y un Pollione en la Norma del Regio di Torino.
En ABAO-OLBE: Roberto Devereux (1998), La bohème (Rodolfo) 1998, Manon (Des Grieux) 2000, Don Carlo (Don Carlo) 2010 y La forza del destino (Don Álvaro) 2013.

 

Anna Smirnova

Debutó en la Scala en 2007 como la Principessa de Adriana Lecouvreur.
En 2010-2013 ha cantado en la Deutsche Oper de Berlín Adriana Lecouvreur, Macbeth y Nabucco; Aida en Viena, Royal Opera House, Convent Garden, Chicago, Nápoles y Río de Janeiro; Don Carlo en el Metropolitan y Munich; Preziosilla en La forza del destino en el Liceu e Il trovatore en Munich.
Entre sus próximos compromisos le esperan: Abigaille de Nabucco en la Wiener Staatsoper, Azucena en Il trovatore y Eboli de Don Carlo en Berlín y en Munich.

 

AUDIO

DOCUMENTOS

pdf
Programa de mano
pdf
Scena
pdf
Argumento
pdf
Ficha Artística
pdf
Libreto
pdf
Videografia y fonografia
pdf
La génesis de Attila
pdf
Las invasiones bárbaras

DOSSIER DE PRENSA

pdf
Dosier Attila

ATTILA
Dramma lirico en un prólogo y tres actos,
con libreto de Francesco Maria Piave y Temistocle Solera,
y música de Giuseppe Verdi

Attila (bajo)
Odabella (soprano)
Foresto (tenor)
Ezio (barítono)
Uldino (tenor)
Leone (bajo)

La acción transcurre en la Península Itálica, en el año 452 d.C.

Prólogo

Cuadro primero. Plaza de Aquilea, poco antes del amanecer. Attila, al frente de los hunos, ha conquistado la ciudad de Aquilea. Los hunos evocan a sus dioses y se postran ante su victorioso rey. Uldino, un esclavo de Attila, se presenta ante el rey con un grupo de prisioneras. Al frente de las ellas se encuentra la romana Odabella, que elogia el valor de las mujeres itálicas cuando se trata de defender la patria. Impresionado por su ardor guerrero, Attila le concede un deseo. Ella pide una espada y el rey le concede la suya. Odabella la recibe jurando venganza contra el opresor.
Las prisioneras parten junto a los hunos, y Uldino anuncia a Attila la llegada de Ezio, el general enviado de Roma. Ezio describe la situación del imperio, y propone a Attila un pacto secreto: los hunos podrán apoderarse del imperio a cambio de entregarle a él el gobierno de Italia. Attila rechaza por desleal la propuesta de Ezio y ambos se desafían en el campo de batalla.

Cuadro segundo. En las lagunas del Adriático. Unos eremitas salen de sus sencillas cabañas después de la tormenta nocturna y alaban al Señor. Llegan barcas con los supervivientes de Aquilea, hombres, mujeres y niños capitaneados por el joven Foresto, al que consideran su salvador. Foresto, sin embargo, está preocupado por su amada Odabella, prisionera de Attila. La salida del sol anima a los supervivientes, a los que Foresto invita a fundar una nueva ciudad sobre los islotes de la laguna.

 

Acto I

Cuadro primero. En un bosque cercano al campamento de Attila, Odabella lamenta la muerte de su padre. Se le aparece entonces la imagen de su amado Foresto en una nube. Oye unos pasos, y por la voz reconoce a Foresto que, desafiando el peligro, ha venido a rescatarla. Foresto, sin embargo, al encontrarla libre desconfía de su lealtad: cree que se ha entregado a Attila, pero ella le recuerda la venganza de Judith contra Holofernes y le explica sus verdaderas intenciones. Finalmente los dos se abrazan unidos con la esperanza de poder vengarse de tanta desgracia.

Cuadro segundo. En la tienda de Attila, el rey interrumpe bruscamente su sueño y le explica a su siervo Uldino la terrible imagen que le ha hecho despertar: a las puertas de Roma, un viejo le cerraba el camino y profería estas palabras: “Tu única empresa ha sido castigar a los mortales, pero detente ahora porque éste es el reino de los dioses”. Attila se recupera del temor de sus funestos presagios y llama a los suyos a alcanzar una nueva victoria.

Cuadro tercero. En el campamento de Attila se oyen los cantos de una procesión de mujeres y niños. Llevan palmas en las manos y al frente de ellos se encuentra el Obispo de Roma, Leone, el viejo que se le había aparecido en sueños a Attila. Leone pronuncia las mismas palabras que en el sueño y a Attila le parece ver dos gigantescas figuras con ojos y espadas llameantes que le cierran el paso. El rey de los hunos se arrodilla ante la sorpresa de los suyos.

 

Acto II

Cuadro primero. En el campamento de Ezio, el general romano lee el mensaje del joven emperador Valentiniano: se ha firmado un armisticio con los hunos y debe regresar a Roma. Ezio se desespera viendo la decadencia actual del imperio en contraste con su glorioso pasado. Llegan unos sirvientes de Attila para invitarle a un banquete. Uno de ellos permanece más tiempo. Es Foresto, que le exhorta a tener preparados sus legionarios para atacar a los hunos durante la fiesta. Ezio se emociona pensando en vengar a su país y recuperar el honor perdido. Si muriese en el intento, pasará a la posteridad como el último de los romanos.

Cuadro segundo. En el campamento de Attila, los hunos preparan el banquete. Un toque de trompeta avisa de la llegada de los romanos, y Attila da la bienvenida al general. Los druidas previenen al rey de sentarse junto a sus antiguos enemigos. Attila ordena a las sacerdotisas cantar y tocar sus liras. Finalizado el canto, una violenta ráfaga de viento apaga las antorchas que les iluminan. Ezio repite su oferta a Attila, pero éste nuevamente la rechaza. Foresto explica a Odabella que Uldino traerá una copa envenenada para Attila. Cuando el rey se dispone a beberla, Odabella le detiene, ante la sorpresa de Foresto, que se cree traicionado por su amada. El rey se dispone a matarlo, pero Odabella reclama su derecho de castigar al traidor. Attila acepta la petición y, como reconocimiento, le promete matrimonio para convertirla en reina. Odabella incita a Foresto a huir mientras éste, todavía sorprendido, espera poder vengarse pronto. Los hunos reclaman volver a la guerra para acabar con los traidores romanos.


Acto III
En un bosque cercano al campamento, Foresto espera a Uldino, que le informará de la hora fijada para el matrimonio entre Attila y Odabella, y lamenta una vez más la traición de Odabella. Llega Ezio, que explica a Foresto que sus hombres están preparados para emboscar a los hunos. Se oyen a lo lejos los cantos nupciales. Aparece Odabella vestida con manto real y corona, rogando al espíritu de su padre que la perdone por haber aceptado la propuesta de matrimonio del hombre que le mató. Foresto la encuentra y la acusa de traición mientras ella proclama su inocencia. Llega Attila buscando a su esposa. Cuando la encuentra junto a Foresto y Ezio la acusa también de traición. Odabella le recuerda el asesinato de su padre. Se oyen entonces las voces del asalto de los romanos sobre los hunos desprevenidos. Foresto se dispone a matar a Attila, pero Odabella le hiere mortalmente, invocando a su difunto padre. Attila cae ante unos romanos que nuevamente han vencido.